10 MUESTRA SYFY: OZ, UN MUNDO DE FANTASÍA

Macarena Gómez, en sustitución de nuestra querida Leticia Dolera, nos daba la bienvenida a la 10 Muestra Syfy. Sorteando los comentarios desafortunados de algunos de los presentes, con gracia y saber estar, nuestra adorada Sexykiller nos presentaba la última obra de Sam Raimi: Oz, un mundo de fantasía.

Adoptando la forma de precuela de El mago de Oz, el film  presenta dos claros problemas: por un lado, se nota demasiado la influencia (o sombra) Disney, es decir, es cine familiar y este género se encuentra fuera de los parámetros dónde más brilla Raimi.  Por otro lado, un segundo acto con demasiadas presentaciones, rompe el (excelente) ritmo e interés de la primera hora de metraje, resintiéndose el resultado final. Pero a Raimi hay que elogiarle hasta cuando se le crítica y es que no cae en el recurso fácil de introducir set-pieces de acción, simplemente por buscar la espectacularidad fácil.

Como puntos positivos (que los hay, y varios), la energía visual de Raimi sigue siendo indudable; su cámara recorre todos los rincones del colorido mundo de Oz, de forma espectacular y deslumbrante (el film en 3D es una gozada) y nos deja secuencias excelentes, como el prólogo en blanco y negro, el tornado o la llegada a Oz. El director se toma la cinta como un juguete y el espectador lo agradece.

Raimi es un perro viejo y aunque se haya domesticado, ofreciendo una cinta familiar, tiene tiempo para sacar a Bruce Campbell recibiendo mandobles y permitirse un auto-homenaje a El ejercito de las Tinieblas, y es que hay cosas que nunca cambian, por mucho color chicle que las rodeen.

Deja un comentario

POR FAVOR CONTESTA A LA OPERACIÓN CORRECTAMENTE *