SUPER MARIO BROS

· Leave a comment

Imagínate que tras volver de una dura jornada laboral, encuentras a tu señora progenitora (o padre, o pareja, o hermano o puercoespín) en la comodidad y calidez de tu hogar devorando las entrañas de un recién nacido. O bien imagina