GLASS

· Leave a comment

Es muy difícil sentir amor por los cómics y no derrochar un tremendo aprecio por una propuesta como Glass, que en sus dos horas de metraje se establece, al mismo tiempo, como carta de amor y como reflexión sobre la