MUÑECO DIABÓLICO

· Leave a comment

La nostalgia vende, vende de cojones. Ahí estamos todos como locos devorando maratones de Stranger Things, aunque ni siquiera viviéramos esos años. Y es que amigos, la nostalgia, como todo en este mundo, es una operación comercial. Que yo sepa,