BIENVENIDOS AL FIN DEL MUNDO

Mientras que los personajes/actores de la factoría Apatow siempre se interpretan a sí mismos (Ferrell siempre es Ferrell, Rogen siempre es Rogen), sus coetáneos ingleses Simon Pegg y Nick Frost asumen en cada nueva entrega roles distintos, siempre manteniendo la estructura cómica clásica de “El gordo y el flaco”. Bienvenidos al fin del mundo es la despedida de la trilogía del Cornetto y deja con ganas de más.

Junto a su compinche habitual Edward Wright, los cómicos centran su punto de mira en la ciencia ficción clásica, la de los 50, tras el cine de zombies y las buddy movies. El resultado, como no podía ser de otra manera, es excelente. El film se toma su tiempo en presentar a los personajes y ¡vaya si se les coge cariño! (ayuda un plantel de actores ingleses muy entonados) y pasada la primera hora entra en faena, haciendo acto de presencia la locura y el absurdo.

Con unas impactantes secuencias de acción, muy bien coreografiadas (uniendo cine de acción y slapstick sabiamente), un guión plagada de bombas cómicas y la dupla más graciosa del actual cine cómico, Bienvenidos al fin del mundo supone la obra más madura de la trilogía, especialmente por esos cambios de tono inesperados, que dan profundidad a la trama y convierten al film en una amarga reflexión sobre el paso a la vida adulta.

Es casi, casi tan buena como Zombies Party, pero desde luego el epílogo del film se encuentra entre lo mejor que han rodado estos fulanos. Vuelvan pronto.

Deja un comentario

POR FAVOR CONTESTA A LA OPERACIÓN CORRECTAMENTE *