CADÁVER

Hay que reconocer a Cadáver el ofrecer un producto basado en posesiones demoniacas que se salta (ligeramente) las normas del subgénero, salvo en su prólogo, y el usar como enclave de la acción un escenario con tremendo potencial terrorífico: una morgue. Lástima que las virtudes quedan reducidas a estos dos apuntes…

Tras un primer acto soso y aburrido, la cinta ofrece sus mejores compases en el comienzo de su nudo, donde apuesta por la creación de una atmósfera inquietante jugando con los escasos elementos (pocos actores, una localización) que el director tiene a su disposición.

El film hubiera mejorado como segmento de las habituales antologías de terror, su desarrollo (y trauma) dramático es risible y el final resulta demasiado “espectacular”, traicionado el trabajo previo de la película; quedando sus escasos aciertos reflejados en el efectivo trailer.

Deja un comentario

POR FAVOR CONTESTA A LA OPERACIÓN CORRECTAMENTE *