DEATHGASM

El mundo, tal y como lo conocemos, puede dividirse en dos bandos claramente diferenciados: los que sabemos que el heavy metal es lo mejor de la vida misma, y los que se sitúan en el lado opuesto, es decir, los ignorantes. Los metalheads (o iluminados) tenemos en Deathgasm un motivo de satánico gozo.

La comunión viene de lejos (Black Roses, Muerte a 33 r.p.m), pero este orgasmo de muerte es, simplemente, la mejor obra sobre la unión de metal y terror; pagando el peaje de la comedia, eso sí.

Olvidaos de la mongolada de Isi & Disi, aquí no hay lugar para papanatas; solo caben demonios en la onda Posesión infernal, toneladas de gore y mucho mucho heavy; y es que a veces un riff de guitarra puede salvar el mundo…con la ayuda de consoladores.

Deja un comentario

POR FAVOR CONTESTA A LA OPERACIÓN CORRECTAMENTE *