EL AÑO DE LA PLAGA

Dentro de El año de la plaga conviven varias películas, y el principal problema radica en que ninguna termina ni de funcionar por si misma, ni de cohesionarse en los diferentes tonos por lo que largometraje va deambulando (más bien saltando) con poco, o ningún, sentido.

Mi alegría inicial al ver el logo de Filmax, antes de comenzar el visionado de una propuesta de género (que tiempos los de la Fantastic Factory…), se fue evaporando mientras el tedio y el cronometro luchaban un combate encarnizado con el objetivo de exasperar al espectador.

El año de la plaga es tanto comedia, como ciencia ficción minimal, como drama generacional; y lo mismo puede aplicarse a los actores, de los que solo se salva Iván Massagé, que oscila de género en género con relativa dignidad: el resto del elenco no tiene claro en qué tipo de película se encuentra. La indefinición, el aburrimiento y, porque no decirlo, la torpeza de algunas secuencias, terminan por provocar la total desconexión respecto a esta invasión de ladrones de cuerpos localista.

Deja un comentario

POR FAVOR CONTESTA A LA OPERACIÓN CORRECTAMENTE *