EL FARO

Es El Faro una obra tremendamente difícil. Todo lo que en La Bruja era uso se ha convertido en abuso y aunque el componente mitológico marino y su enfoque del horror sean tan interesantes como Philip El Negro, el minimalismo y el abstracto de la propuesta puede echar para atrás a más de uno.

Un enfoque de la historia tan íntimo (dos personajes, una localización) no sería nada sin respaldo actoral, y tanto Pattinson (como pudimos dudar de él en algún momento) como Dafoe (inconmensurable como siempre) dan el do de pecho y logran transmitir la soledad asfixiante y la locura en espiral de la cinta.

Por mucho que nos fastidie a los aficionados más desvergonzados, el elevated horror ha llegado para quedarse y sí Aster se ha establecido como el moderno del grupo, Egger sería el pureta cinematográfico y artístico. Cada plano de El Faro parece un cuadro y eso amigos no es tan fácil como parece.

Deja un comentario

POR FAVOR CONTESTA A LA OPERACIÓN CORRECTAMENTE *