GUARDIANES DE LA GALAXIA VOL. 2

Cuando comienza Guardianes de la Galaxia Volumen 2 (bueno, en realidad tras el prólogo) te coscas inmediatamente que lo que pretende el bueno de James Gunn es pasárselo bien, y con suerte, hacer partícipe a los espectadores del buen rollo. Centrar la atención en el baile de un pequeño árbol, en lugar de en una mastodóntica batalla, es el tipo de licencia que te permite haber pegado un tremendo pelotazo con unos personajes que no conocía ni Peter.

Es posible que en esta ocasión se le haya ido un poco la mano con el humor, y en mi opinión se ha perdido algo del sense of wonder aventurero de la primera entrega, acercando la secuela al terreno de la comedia espacial; pero os aseguro que resulta imposible sentirse defraudado con la secuela del sleeper de La Casa de las Ideas.

Los secundarios ganan la partida (Drax, Nebula y Yondu parten la pana) y resulta refrescante el cambio de estructura (no es una película de presentación y se evita el canon de villano de la primera entrega). Dos cosas: Taserface es buenísimo para hacer coñas y Kurt Rusell tiene un pelazo que para mí lo querría.

Deja un comentario

POR FAVOR CONTESTA A LA OPERACIÓN CORRECTAMENTE *