JURASSIC WORLD: EL REINO CAIDO

Es muy probable que la crítica especializada nacional no se vea harta de elogiar las virtudes (que las tiene) de la nueva Jurassic World, por el simple hecho de que se encuentra dirigida por un realizador español: el niño mimado de Mediaset J.A Bayona, obviando por completo que dentro de la nueva entrega jurásica conviven dos películas: una primera parte sosa, y hasta carente de alma me atrevería a decir, y una segunda mitad oscura, cercana al terror de monstruos, que ofrece un final juguetón y se revela tremendamente satisfactoria.

Argumentalmente, la secuela directa de la quinta película más taquillera de la historia solo se revela interesante en su mercantilista final, para ofrecer previamente lugares comunes, revisitaciones de ideas de entregas previas y personajes sin carisma, que precisamente por ello, desaparecen de la trama durante actos enteros.

Con los secundarios (Rafe Spall, Toby Jones, James Cromwell) más atinados que los protagónicos y con un último tercio plagado de tensión, que mediante su original enclave demuestra (algo) de amor por el género, esta nueva aventura cumple las expectativas y entretiene como correcto blockbuster veraniego.

Deja un comentario

POR FAVOR CONTESTA A LA OPERACIÓN CORRECTAMENTE *