LA CHAQUETA DE PIEL DE CIERVO

Además de liderar la ficción nacional más interesante de los últimos años (Gigantes, La Peste, La línea invisible, Vergüenza, Arde Madrid…) Movistar se está convirtiendo en una excelente plataforma para poder acceder al cine más inhóspito en terrenos autorales. Sin llegar a ser Filmin, su contenido de cine inédito permite descubrir joyas y excentricidades por doquier.

Así fue, como por accidente, llegué a Bajo Arresto, de Quentin Dupieux, enfant terrible del cine “fantástico” galo, que brindaba con dicho film una comedia tan surrealista como absurda; por lo que, cuando la compañía decidió estrenar La chaqueta de piel de ciervo, ya andaba con una ceja levantada.

Un hombre (recién separado de su mujer, detalle importante) decide adquirir una chaqueta de flecos de piel de ciervo, para acto seguido entrar en una espiral de locura, hacia el resto de chaquetas, y de puro amor hacia las prendas totalmente de ante. Dicho así, suena a locura y evidentemente es lo que es.

Al contrario que Lynch o Lanthimos, el cine de Dupieux sabe entenderse, por lo que tiendo a clasificarlo más como absurdo que surrealista. Es sencillo seguir sus films y las metáforas resultan más evidentes, aunque no por ello deja de resultar más marciano: hay que tener arrestos para ejemplificar la crisis de la masculinidad tradicional, enmarcada en una reflexión sobre el cine y el poder de la imagen, mediante una love story con una chaqueta de flecos. No os lo recomiendo pero tampoco conviene perdérsela.

Deja un comentario

POR FAVOR CONTESTA A LA OPERACIÓN CORRECTAMENTE *