LA MOMIA

No por esperable resulta menos decepcionante: esta nueva versión de La Momia, que sirve de introducción al publicitado Dark Universe (el equivalente en monstruos clásicos made in Universal al universo cinemático Marvel), no contiene ni una sola gota de terror en su hora y media de metraje. Lo dicho, esperable. El problema no es ponerse el traje de blockbuster estival, sino hacerlo con tan poca alma.

El nuevo film de Tom Cruise (alguien dijo serie B) es ruidoso, caótico, apresurado y poco entretenido. La culpa: un guion acelerado que va dando tumbos (por ahorrarse, se ahorra hasta la presentación del romance), una completa falta de nervio en la elaboración de las set-pieces (se salva la secuencia del avión) y una indefinición tonal que deja muy tocada a esta anodina Mummy.

John Landis suele ser un bocazas, pero no le falta razón al criticar con saña el film; aunque sus motivos tiene, que para algo roban la idea del muerto viviente. Si estás viendo una película y echas de menos el Van-Helsing de Sommers, es que algo no va bien. Pobre Sofía Boutella, su acertada composición es lo único salvable de un film fallido a todos los niveles.

Deja un comentario

POR FAVOR CONTESTA A LA OPERACIÓN CORRECTAMENTE *