LA POSESIÓN

Ayer me grabaron, junto al resto de público de la sala, para usarnos como material promocional de La posesión. Típica publicidad viral, para mostrar caras de susto, sobresaltos y vender la moto de un film totalmente terrorífico. Craso error. Si algo registraron las cámaras ayer, fueron carcajadas.

La posesión es uno de esos film que te ponen de mala leche. Una serie B con un presupuesto holgado, típica a más no poder y sin ningún tipo de personalidad. Una de esas cintas previsibles que dan mala fama al género del terror. Es de locos ver como estas propuestas llegan a nuestras carteleras sin problemas, mientras joyas como Cabin Fever 2, The House of the Devil, The Inkeepers o Halloween 2, se ven abocadas al directo al dvd, en el mejor de los casos.

Loable en su intento de resultar terrorífica pero risible en su ejecución (de risa el trasfondo dramático). Si has visto El exorcista, te la puedes ahorrar. Mi recomendación: huir de ella como de la peste.  Eso sí, sirve para echarse unas risotadas a costa de su guión y sale un rabino rapero, o algo así. Querido Raimi, como productor, no me das más que disgustos.

Deja un comentario

POR FAVOR CONTESTA A LA OPERACIÓN CORRECTAMENTE *