LEATHERFACE

Tras el regreso de Chucky en la divertida y zarrapastrosa Cult of Chucky, llega el turno de Leatherface, que empeñado en que la sierra nunca pare de sonar, se obceca en contarnos una historia de origen que nunca ha sido necesaria. Aunque visto el film, lo de Leatherface sería aplicable solamente al tercio final, siendo el resto de metraje una entretenida y contundente película de terror.

Se agradece que los directores de A´l Interieur vuelvan a ser aquellos bestias que reventaron el panorama fantastique: esta nueva encarnación de Cara de Cuero incluye unos volúmenes hemoglobínicos de aupa, acumulando bestialidades y atrocidades por fotograma y acercándose a los niveles de paroxismo gore de la otra precuela de la franquicia, aquella La Matanza de Texas: El origen.

El nivel de estupidez que se alcanza en ciertos momentos (¿dementes guapos? ¿vacas en cuyo estomago caben familias enteras?) se compensa con los guiños dispersos por aquí y por allá, ahora la escena de la cena, ahora el plano que comienza a ras de la hierba; y con una morbosidad que no se quita ni de la necrofilia. Para pasar un buen rato vaya.

Deja un comentario

POR FAVOR CONTESTA A LA OPERACIÓN CORRECTAMENTE *