MANIAC

Maniac, de William Lustig, es un mini clásico de los 80, que goza de cierta fama ganada a pulso de misoginia y asquete visual. Para un servidor: un bodriete sin medias tintas. Fijaos como sería la película, que Tom Savini (que se encargó de los efectos especiales en el comienzo de su carrera) reniega de ella…

Siguiendo la estela de remakes que parten la pana (Posesión Infernal, Las colinas tienen ojos, etc), ahora nos llega una nueva versión, que no rechaza el gore, la truculencia y los ambientes sórdidos. El argumento no puede ser más simple: tipejo con trauma infantil, asesina mujeres para arrancarles la cabellera y ponerlas en maniquís.

Con una banda sonora que parece la hija de los soundtracks de Drive y Candyman, Maniac destaca por su original puesta en escena (la mayor parte del film está grabado en cámara subjetiva) y por el enorme trabajo de Elijah Wood, que solo con sus manos y su voz crea uno de los psicópatas más memorables y patéticos de los últimos años.

Un film obligatorio, en el que se nota, y mucho, la mano del francés Alexandre Aja, encargado de las tareas de producción. Si no estáis convencidos aún, los niveles de gore son elevados y presenta una brutal secuencia final. Y desde luego si eres un vil y repugnante misógino, es probable que hayas encontrado tu nuevo film favorito.

Deja un comentario

POR FAVOR CONTESTA A LA OPERACIÓN CORRECTAMENTE *