NOCTURNA 2018: JUEVES

¡Ay los slashers! Con lo poquito que hace falta para contentar a los aficionados y lo que se suele decepcionar a los mismos. He´s Out There es un body count muy parco en el recuento de cadáveres, lo que es pecado capital para el subgénero. El director no tiene reparos en escupirnos a la cara una hora en la que no pasa absolutamente nada y solamente tiene arrestos para darle algo de vida a la sangre en la parte final. Lástima de ese villano desaprovechado, ya que presenta un aspecto efectivo de cara a la galería. Poca chica y poca carnaza. Más infame aún fue su corto precedente “Máscara de Cordura”, con escritora atrapada en sótano. Y ya.

Pasamos de ver Ghostland, probablemente la mejor película que va a verse en Nocturna, para echarnos unas risotadas con Deadtectives, trasunto actualizado de Los Cazafantasmas. Típica comedieta de festival, que al menos, no descuida su parte terrorífica y se mantiene bastante a raya en el terreno cómico, convirtiendo el visionado en relativamente entretenido. Tienes escenas efectivas y algún gag conseguido, pero es más de sonrisa que de carcajada.

Las joyas vistas en la sexta edición ascienden ya a cuatro: la secuela de La Noche de Halloween, la brutal Ghostland y el programa doble que cerraba el jueves en la sala dos. Baghead fue, por fin, un cortometraje al que no se le puede reprochar nada: técnicamente solvente, correctamente interpretado y con un guion interesante; servidor quiere saber más de la bruja. Por su parte, Piercing es una gozada al más puro estilo Murakami (el bueno, no el casi Nobel), lo que equivale a la traslación en imágenes, en vertiente soft eso sí, de las características principales del eroguro: a saber, sexualidad enfermiza y esquiva, violencia incómoda y un perfecto y brillante sentido del sin-sentido (atención a las escenas oníricas). Comedia negra cruel y brillante en su concepción estética. Un auténtico y malsano descubrimiento

Deja un comentario

POR FAVOR CONTESTA A LA OPERACIÓN CORRECTAMENTE *