NOCTURNA: CLAUSURA

Nicolas Cage serrando un árbol. Un tigre. Iglesias ardiendo. Hachas fundidas. Nicolas Cage pimplándose una botella de vodka. Sectas religiosas. Falos cuchillos. Cenobitas. Motocicletas. Nicolas Cage encendiéndose un piti en una cabeza ardiendo. Lucha de motosierras. Un tipo que se parece mucho a Maynard James Keenan de Tool. LSD. Nicolas Cage metiéndose un buen tirito de alita de mosca. Bocas desolladas. Cabezas aplastadas. Ojos estrujados. Nicolas Cage de nuevo con pelo.

¿Os parecen suficientes motivos para ver Mandy? Pues eso.

Previamente a la maravilla alucinógena de Panos Cosmatos, pudimos disfrutar de una proyección de Muñeco Diabólico, en su treinta aniversario, con el entrañable Don Mancini en la sala. La película aguanta estupendamente el paso del tiempo y solo puede echársele en cara que su secuela inmediata era más divertida. Valga esta reseña para reivindicar también la figura de Tom Holland, artesano del terror que sabía como demonios contar una historia,  aquí oculto tras Mancini y Kirschner.

The Ranger cerró esta satisfactoria edición del festival, que por cierto ha programado muchos menos bodrios que de costumbre, con su slasher montañero plagado de punks insufribles, a los que deseas que pasen a cuchillo como agua de mayo. Film correcto y mucho menos bobalicón que la previa sesión golfa: Blood Fest.

Deja un comentario

POR FAVOR CONTESTA A LA OPERACIÓN CORRECTAMENTE *