NOCTURNA: LUNES

The Station daba el pistoletazo de salida a la segunda edición de Nocturna, el festival de cine fantástico de Madrid. Lo que comienza como un pseudo-remake de La cosa, va tornándose según avanzan los minutos, en un disparate de muy señor mío. El tono serio y seco del principio es sustituido por animales híbridos mutantes dignos de una serie Z,  personajes que chillan mucho, una ministra menuda de armas tomar (impagable cuando abofetea al científico), etc.  Para el recuerdo queda ese final absurdo antiabortista. No os llevéis a engaño, entretiene y divierte.

Fractured se presenta con envoltorio noir (esa música…) escondiendo en su interior un pastiche argumental  que lo mismo tira de thriller psicológico que de terror sobrenatural, todo aderezado con terroríficas fugas oníricas. Superior a The Station, ofrece a Vinnie «Dientes de bala» Jones la oportunidad de lucirse con escenas truculentas. Interesante, a pesar de lo manido de su sorpresa argumental.

«No entiendo como la gente prefiere ver una peli de Terry Gilliam a una del demonio».  Estas palabras, de un entrañable vejete espectador, sintetizan perfectamente nuestra decisión: pasamos de The Zero Theorem y nos decantamos  por The Demon´s Rook. Y vaya si acertamos. Resulta imposible no adorar un film que mezcla en una batidora demonios cósmicos, sonidos, sabores y colores ochenteros (esa dirección de fotografía heredada del Creepshow de Romero), gore naif, zombies y heavy metal. No es perfecta (le sobran diez minutos, no hay historia y los actores son amigos que pasaban por allí) pero sus sobresalientes efectos especiales y de maquillaje (¡Satán bendiga el altex!) y su abuso monstruoso la convierten en un film idóneo para cerrar Nocturna y para despertar (ligeramente) al chiquillo que llevamos dentro.  Un peliculón vamos.

Deja un comentario

POR FAVOR CONTESTA A LA OPERACIÓN CORRECTAMENTE *