OZ, UN MUNDO DE FANTASÍA

Menos pelo en la cabeza. Esa es mi situación después de ver el  trailer de la última película de Sam Raimi: Oz, un mundo de fantasía.  El trailer, tan colorido y convencional, ha hecho que me agarre con todas mis fuerzas a mi figura articulada de Ash y rece delante de mi póster de El ejercito de las tinieblas, mientras grito al cielo aquel Klaatu Barada Nikto.

El proyecto, sobre el papel, tenía buena pinta. Un reparto solvente (James Franco, Mila Kunis, Rachel Weisz y Michelle Williams), un director imaginativo y, hasta con suerte, una reimaginación más oscura, loca o divertida, de la tradicional historia del mago de Oz, pero queridos amigos, si Disney anda metida en el ajo, siempre debemos fruncir el ceño y andarnos con cuidado, especialmente si se nos ofrece la enésima versión en 3D.

Por lo pronto, parece una secuela de aquella fallida Alicia en el País de las Maravillas, y mi adorado Sam Raimi puede ser muchas cosas, pero desde luego no es un Tim Burton de segunda, lo juro por Darkman.

Deja un comentario

POR FAVOR CONTESTA A LA OPERACIÓN CORRECTAMENTE *