POSESIÓN INFERNAL

Posesión Infernal empieza a todo trapo. Después de un brutal prologo, no han pasado ni dos planos y la chavalería ya se encuentra en la cabaña. Nada de fiestas o risas: el objetivo es ayudar a nuestra protagonista a salir de las drogas (todo se ha vuelto más serio). Apenas han transcurrido quince minutos de metraje y el infierno ya se ha desatado. Sin medias tintas.

El remake que ha perpetrado Fede Alvarez es una maravilla. Sin apenas guión, yendo a lo que importa, a saber: grima por todas partes, mucha niebla, demonios malhablados y unos niveles de gore altamente sorprendentes para un film con vocación comercial (hay escenas ciertamente brutales, por no hablar de la orgía final). Raimi estaría (de hecho lo está) orgulloso.

Lo mejor: que el visionado supone una experiencia, provocando sensaciones en el espectador, puede que potenciado por su atmósfera o ¡que diablos! por estar viendo una revisión de un clásico tan satisfactoria. Vale que los protagonistas sean guapetes y que haya una mayor estilización, pero es que estamos en el año 2013 queridos amigos. Para revisionismos estéticos ya tenemos a Ti West y a Rob Zombie.

Con una excelente partitura de Roque Baños, Evil Dead es el film (de horror) que debes ver este año. No es fácil cascarse un remake de tanto nivel, de factura tan excelente y tan brutal, especialmente partiendo de un material tan mítico. Snyder y Aja lo hicieron y puede que Álvarez no haya superado el original, pero se ha quedado a la vuelta de la esquina. Lo juro por mi póster de El ejército de las tinieblas. 

Deja un comentario

POR FAVOR CONTESTA A LA OPERACIÓN CORRECTAMENTE *