POWER RANGERS

Es curioso que Power Rangers funcione a trompicones cuando abraza por completo su razón de ser, esto es, las peleas mastodónticas entre robots gigantes y monstruos de saborcillo asiático. Hasta el funcional clímax final, el film ofrece una entretenida y digna revisión de la mítica serie televisiva.

Con una acertada puesta en escena y plagada de buenos detalles referenciales (guiños que van desde El club de los cinco hasta Jungla de Cristal), este (pre) blockbuster veraniego no se merece la mala fortuna que tuvo y ofrece una dinámica presentación de personajes principales.

Falla, como he indicado, el momento en que la función abraza el petardeo (ese Go, Go, Power Rangers…) y se entrega a excesos visuales en los que el ropaje digital canta cosa fina. Servidor se queda con los detalles terroríficos de Rita Repulsa y con la sensación global de serie B.

Deja un comentario

POR FAVOR CONTESTA A LA OPERACIÓN CORRECTAMENTE *