R.I.P.D: DEPARTAMENTO DE POLICÍA MORTAL

Una mierda como el sombrero de un picaor. Y aquí podría terminarse el análisis de un film como R.I.P.D: Departamento de Policia Mortal. Soy consciente de que tal sentencia suena arrabalera, soez y con poca profundidad y criterio cinematográfico, pero es que es así: la película es un despropósito que tiene más que ver con una excreción (olorosa y putrefacta) que con un rollo de celuloide.

R.I.P.D es uno de esos proyectos en los que nada funciona. Una historia absurda (versión sobrenatural y de mercadillo de Men in Black), un humor que no funciona en ninguna línea de diálogo, una puesta en escena sin brillo, etc. Por fallar, fallan hasta los efectos especiales (se nota y mucho el CGI); aunque la palma se la lleva un reparto más desorientado que el Dioni tapándose el ojo bueno. Ryan Reynolds no sabe dónde se ha metido (y eso que siempre cumple, hasta en horrores como Green Lantern) y alguien debió decirle a Jeff Bridges que se estaba pasando con el acento sureño y la sobreactuación. Solo Kevin Bacon se lo pasa bien.

No soy de críticas terribles, pero esto no lo salva ni San Pedro, y sí, es cierto que la reseña ha quedado ciertamente destroyer, pero es lo que tiene andar inmerso en un libro de Rogert Ebert. ¡Ese tipo no hace prisioneros caramba!

Deja un comentario

POR FAVOR CONTESTA A LA OPERACIÓN CORRECTAMENTE *