SIN CITY: UNA DAMA POR LA QUE MATAR

Aunque no resistía un segundo visionado, es cierto que Sin City es uno de los pocos aciertos dentro de la filmografía de Robert Rodriguez, aunque su mérito fuera relativo, ya que se limito a copiar viñeta a viñeta el cómic de Frank Miller. Nueve (excesivos) años después nos llega Sin City: una dama por la que matar…y el bueno de Rodriguez lo ha vuelto a hacer: el film es un bodrio.

Las historias están peor entrelazadas, entretienen menos y el cast es menos espectacular; hay menos violencia y (falsa) sangre y lo que es peor, el film luce viejo, pasado de moda. Lo que en su momento llamo la atención, aquí chirría que da gusto.

Podemos salvar, con la mirada de viejo verde en modo on, la generosidad con la que se muestra (una y otra vez) la fisionomía de Eva Green y el baile lujurioso de Jessica Alba, pero es un triste resumen para lo que termina siendo un buen espanto. Y me alegro, que Rodriguez es un inepto y Miller un fascineroso.

Deja un comentario

POR FAVOR CONTESTA A LA OPERACIÓN CORRECTAMENTE *