SPIDERMAN: HOMECOMING

No soy el mayor fan de Spiderman del mundo. No conozco todas las etapas, todos los autores y todos los dibujantes del arácnido superhéroe; pero os aseguro que soy incapaz de entender mi vida sin la compañía (habitual y constante) del trepamuros, por lo que me veo capacitado para afirmar que Spiderman: Homecoming es la mejor adaptación posible en este momento. Y os lo dice un admirador absoluto de Sam Raimi.

De forma inteligente, han decidido no contarnos la misma historia de nuevo (no more drama), y el peaje a pagar es la introducción de Spidey dentro del actual universo cinematográfico Marvel (Iron Man, secundario de lujo, protagonista de toda la campaña de marketing), lo que permite que un personaje tan deslenguado como Peter Parker haga constantes bromas a costa de la fauna superheroica que le rodea.

Con un fantástico villano y una perfecta mezcla de comedia, acción y aventuras, esta historia sobre Peter Parker (como reza el film nada más empezar) permite hacer la vista gorda frente a las licencias de cara al conjunto Marvel global y disfrutar como un enano con estos adolescentes que, por primera vez, tienen la edad acertada (bueno, casi) y se comportan como tales. De 10.

Deja un comentario

POR FAVOR CONTESTA A LA OPERACIÓN CORRECTAMENTE *