SUMMER OF 84

Es justo reconocer los méritos que presenta un film como Summer of 84, aún dentro de sus evidentes errores; mitigados, eso sí, respecto a la previa (y sobrevalorada) obra del tríptico de directores: Turbo Kid. Era aquel un film que no ofrecía absolutamente nada nuevo y se ahogaba en su fiesta de referencia ochentera, sin abrazar en ningún momento el despiporre que se nos había prometido. Hobo with a shotgun sí era un ejemplo de cómo hacer las cosas.

Este verano ochentero vuelve a abrazar la nostalgia y desafortunadamente se queda corto en golpes de efecto terroríficos, pero consigue lograr (cierta) atmosfera con un buen diseño de producción y una acertada banda sonora.

Más cercana a las aventuras juveniles que al film de terror, la obra encuentra su mejor baza en su tour de forcé final, que aumenta las dosis de mala baba y desasosiego, que deberían haber inundado todo el metraje; con todo y con eso, progresan adecuadamente.

Deja un comentario

POR FAVOR CONTESTA A LA OPERACIÓN CORRECTAMENTE *