TERRIFIER

A veces el cocotero necesita algo más simple que el mecanismo de un chupete. En ocasiones ansiamos ser conocedores de estar frente a una auténtica basura fílmica con el mismo presupuesto que un botellón de quinceañeros. Y para situaciones así, siempre quedarán obras como Terrifier.

Soy sincero, acudí al film concienciado para tragar una incuestionable aberración,  All Hallow´s Eve mediante, pero fíjate tú, que esta colección de salvajadas sin cuartel ni excusas, me entretuvo como hacía mucho no conseguía un film gore. No hay aquí alivios cómicos, ni sesudas vueltas de tuerca, más allá del accesorio look grindhouse.

En un tiempo donde no quedan iconos del horror, Art, el payaso malnacido, demuestra carisma terrorífico por un tubo y su ristra de salvajadas deja con la boca abierta, al mismo tiempo que sus gestos incomodan (el número de travestismo es de traca) y perturban cosa fina. A ver, es una mierda, pero que bien entra.

Deja un comentario

POR FAVOR CONTESTA A LA OPERACIÓN CORRECTAMENTE *