THE GREASY STRANGLER

Para que veáis que no nos hemos vendido y ya solo reseñamos superproducciones y sagas millonarias, vamos a ofreceros la pinicula más extraña, desopilante, insólita y desagradable que vais a poder ver en este casi extinto 2016. Señoras y señores, con todos ustedes: The Greasy Strangler.

Definir el argumento de este estrangulador grasiento se antoja una tarea tan inútil como intentar buscar sentido a su continua sucesión de WTF, pero lo intentaremos igualmente: un padre y un hijo luchan por el amor de una rolliza tiparraca, en medio de un festín de grasa, asesinatos y música disco.

Es mejor enumerar los elementos que podéis encontrar y luego vosotros decidís, bajo vuestra cuenta y riesgo, si os enfrentáis al visionado: un viejo con un ciruelo descomunal, un gordinflas alopécico con un ciruelo mini, una fanegas con un matorral pobladísimo, explosiones oculares, sexo chungo, bailes disco, gente untada en grasa y el humor más raro que haya parido madre.

Como si los personajes de Todd Solondz se encontraran en medio de una película Troma. Como si algo tuviera sentido, como si pudiéramos aspirar a ser algo más en esta perra vida que una panda de asquerosos bullshit artist. Como la vida misma, vaya.

Deja un comentario

POR FAVOR CONTESTA A LA OPERACIÓN CORRECTAMENTE *