The Poughkeepsie Tapes

Cuando devoras cine de terror sin ningún tipo de criterio, y además de forma obsesiva, terminas curtiendo el pellejo. Si encima es una situación que se viene repitiendo desde la niñez, cuesta encontrar obras que verdaderamente impacten, que dejen huella. No quita que se pueda seguir disfrutando del género, faltaría más, pero uno siempre anda buscando ese miedo primigenio (o incomodidad o turbación) que encontraba con facilidad cuando la inocencia campaba a sus anchas.

Hemos visto tanto (en todo tipo de pantallas, desafortunadamente), que cuesta encontrar algo que nos asuste. Hace años que no lo pasaba mal con un visionado (me vienen a la cabeza los años de gloria del cine de terror extremo francés con Martyrs, salvajadas como The Human Cemtipede 2 o A Serbian Film o directamente obras vomitivas como Gummo), por lo que descubrir ayer The Poughkeepsie Tapes me voló la cabeza.

Estamos frente a un film de 2007 que bebe de la todavía no agotada fórmula del found footage, combinada con un montaje que bebe directamente de los programas que reconstruyen crímenes, con sus entrevistas a forenses, agentes del FBI y familiares, que se intercalan con las grabaciones caseras de un asesino en serie.

Pero en realidad The Poughkeepsie Tapes es hora y media de pura degeneración humana, de salvajismo criminal y de imágenes tremendamente incomodas de ver. No sé cómo he podido vivir sin esta película y desde luego entra directamente a la lista de mejores found footage que he visto en mi vida, junto a Rec y El proyecto de la Bruja de Blair.

Deja un comentario

POR FAVOR CONTESTA A LA OPERACIÓN CORRECTAMENTE *