THE STRAIN

Creíamos haber visto todas las variantes de vampiros – desde adolescentes petulantes a casi alienígenas- pero Guillermo del Toro se atreve a dar una vuelta de tuerca más. Esta vez, los descendientes de Drácula, son portadores de un virus que te convierte en prácticamente un zombie con un apéndice bucal tipo Alien (sí , todo ese popurrí). Los nuevos chupópteros tienen una morfología de lo más interesante que permite que sus ataques sean más violentos y espectaculares. Una gozada para los amantes de la sangre.

El capítulo piloto funciona ¡vaya si funciona! Es brillante, con una puesta en escena muy acertada y buen ritmo. Tiene suspense, vísceras y acción. Los del Centro de Control de Enfermedades se pasean por la ciudad en misión especial, mandando callar al maldito  FBI. Ya no quedan hombres de ciencia tan duros desde que acabó la saga de Indiana Jones.

Sin embargo la tensión no dura más de un par de capítulos, las tramas desinflan y acabas viendo los episodios con la sensación de tener un deja-vu.

Resulta difícil empatizar con los personajes, y eso que hay para todos los gustos. Algo falla cuando un mutante acorrala a un protagonista y tú piensas “cómetelo ya por Dios, que no puedo más con esto”.  Lo peor es que en líneas generales , la historia no remonta, las escenas de suspense se quedan a medio gas y todo  se precipita hacia un final que sabe a poco.

Los amantes de vísceras y carnaza se lo pasarán en grande, pero no tengas remordimientos de abandonar la serie si te aburres a la mitad.

 

Deja un comentario

POR FAVOR CONTESTA A LA OPERACIÓN CORRECTAMENTE *