UN LUGAR TRANQUILO

Como he dicho en anteriores ocasiones, la culpa de todo la tiene Yoko Ono y el hype. El maldito hype. Tener en cuenta los comentarios, bombardeados desde mil y un medios, a la hora de enfrentarse a Un lugar tranquilo, puede condenar el visionado a un tremendo sopor y decepción…a medias.

Iba con las expectativas justitas, pero con expectativas al fin y al cabo. Informaciones sobre la naturaleza de la amenaza (que conviene no desvelar) ya me habían decepcionado, por lo que afronté el fil mediante ceja arqueada. ¿Y que me encontré? Pues dos tercios de film valiente y arriesgado, pero que sinceramente no es lo que yo buscaba, y una traca final que si merece los elogios vertidos sobre la totalidad de la obra.

Considero que la apuesta del film es atrevida, pero resulta más disfrutable cuando la misma se encuentra a merced de la acción y no como antesala. Será que soy un cazurro, cosa harto probable, pero yo en un film de terror quiero gritos y más gritos.

Deja un comentario

POR FAVOR CONTESTA A LA OPERACIÓN CORRECTAMENTE *