WHY DON´T YOU PLAY IN HELL?

Sion Sono parece un digno heredero de Takashi Miike. Es cierto que se encuentra a años luz de la locura de este último, pero hay un componente anárquico y excesivo en su cine que los emparenta. De igual modo, este Why don´t you play in hell? parece obra de un Tarantino asiático y es que es la primera vez (creo) que el cine asiático guiña el ojo al director americano y no al revés.

Meter en un batidora dos clanes de yakuza enfrentados, aspirantes a cineastas, pusilánimes vomitones, lolitas que mastican cristal, un bruce lee de segunda, viejetes proyeccionistas a lo Cinema Paradiso y constantes contenidos meta cinematográficos. Si os parece poco, os diré que el desencadenante de la historia es un anuncio de dentífrico y el clímax una batalla campal a lo Kill Bill.

Es necesario entrar al juego que propone Sono y reírle la gracia. Aunque parezca que nada tiene sentido todo termina cuadrando y es en su conjunto donde el film triunfa. De esos films que reivindicas u odias. Personalmente, yo voy a tocarle las palmas a Sono.

Deja un comentario

POR FAVOR CONTESTA A LA OPERACIÓN CORRECTAMENTE *